“Pólvora en las venas” de la calle Azcárraga

(Publicado en la sección “Testigo de cargo” de la CARTELERA TURIA de Valencia nº2252 – 30 de Marzo al 5 de Abril de 2007)

Soy uno de los vecinos del inmueble más afectado por la explosión en la calle Azcarraga (el número 28) que gracias a la suerte vive para contarlo. Hasta que los responsables restablezcan el orden y todas las ventanas reventadas en mi casa, no voy a arrancar las astillas de cristales que se clavaron un centímetro en la pared sobre el sillón donde por casualidad no me encontraba leyendo ese día. Y eso que vivo en el 5º. La gente por la calle, los vecinos de plantas bajas, 1º, 2º, 3º o 4º han salvado igualmente sus vidas por pura casualidad (hay 17 heridos), algunos no así sus casas arrasadas por la brutal explosión. Según los bomberos, sólo el solar donde estaba aparcada la furgoneta, al actuar como “tubo de escape” de la onda expansiva, evitó que se desplomara mi finca en el acto. Vaya por delante mi agradecimiento para los bomberos, policia y personal de desescombrado, trabajadores que nos trataron con la paciencia y la sensibilidad que una situación semejante requiere.

En el lado opuesto, estos días los falleros de mi calle hacen declaraciones a la prensa atribuyendo la ausencia de muertos a un “milagro de la Mare de Deu” (hay que joderse… el año que viene son capaces de organizar procesiones en la calle del “milagro”). Sin embargo, sin ningún tipo de vergüenza, respeto o sensibilidad hacia la gente que ha estado a punto de morir o ha perdido su casa, al día siguiente celebraron su verbena hasta las 6 y media de la madrugada y volvieron a desfilar por delante de nuestro portal (que parece Beirut) con banda de música incluida porque, al parecer, “the show must go on”.

En cuanto a la administración, según las declaraciones en prensa de la alcaldesa, las fiestas han sido un éxito y el “incidente” que describo «se resolvió de forma inmediata»; el mismo día del siniestro aseguraba también en la prensa que el ayuntamiento adelantaría todos los gastos derivados, supongo que a sabiendas del largo proceso de evaluación de daños y discusión de responsabilidades que apenas ya empezamos a sufrir los afectados en forma de peritos que evaluan los daños de forma a menudo ofensiva. ¿Sobra decir que hoy es viernes, el martes acabaron las fallas y no sólo NADIE del ayuntamiento se ha puesto en contacto con nosotros para empezar ni siquiera a orientarnos sobre el modo de solucionar los desperfectos, sino que varias familias siguen sin poder regresar a sus casas arrasadas? El autobús de atestados que plantó el ayuntamiento parece una broma pesada: el número de póliza del seguro de la pirotécnia que allí se nos facilitó no sólo era incompleto (le faltan 7 cifras!) sino que además corresponde únicamente al seguro de la furgoneta, no al de la pirotécnia. Seguimos esperando un informe por escrito que nos asegure que la estructura de la casa aguanta las consecuencias del desastre…

Más allá de los daños materiales, afortunadamente en esta ocasión no ha habido muertos, pero mientras el gobierno no tenga el coraje y la firmeza necesarias para enfrentarse al “lobby fallero” y aplicar de forma estricta e inapelable leyes que impidan este tráfico incontrolado de material explosivo por Valencia, desgraciadamente lo que ha sucedido en mi calle puede volver a repetirse, y esta vez con muertos.

Mientras tanto los ciudadanos -unos cuantos al menos- ejercemos nuestro derecho y nuestra obligación denunciando en el Juzgado de forma individual y colectiva (es importante sumar ambas) lo que, más allá de los daños materiales, a cualquier persona con sentido común le parece, cuanto menos, un gravísimo riesgo infligido, una bárbara imprudencia, responsabilidad directa de esta alcaldía, que no sólo deja circular por la ciudad auténticos coches bomba y ni siquiera trata de controlar a la masa fallera no sea que pierdan sus votos en las próximas elecciones, sino que además arenga a la gente a comportarse de forma totalmente irresponsable con manifestaciones de una demagogia infantiloide e insultante («¡todos queremos pólvora y para los niños también¡» y ” por las venas de los valencianos circula pólvora”).

Yo nací en esta ciudad, pago impuestos, y por mis venas circula sangre que ha estado a punto de derramarse, no pólvora asesina y descerebrada.

Leer Más

Fiesta de Jalogüin

Nuestros vecinos del piso de arriba organizaron anoche una fiesta. Hasta las 6 de la mañana nos vimos obligados a tener que aguantar sin interrupciones lo que mis vecinos supongo entienden por baile, pero cualquiera siendo objetivo describiría como trote militar (un, dos, un dos, un dos,) o trote de manada de ganado. Saltaban al “ritmo” -por decir algo- de una sucesión de lo que hace años se catalogaba como grandes exitos de verbena popular, pero ahora aparece anunciado por la televisión asociado, a modo de banda sonora, a reality shows, concursos para adolescentes, telenovelas, sintonías para móvil, o hiperpermercados en épocas de oferta. Se sumaban los gritos coreando los estribillos de las canciones o interpelándose de una punta a otra de la casa.

Tenemos mucha paciencia. Cuando a eso de las 3 de la mañana, el trote nos hacía temer que se derrumbara el techo, golpeamos la pared adecuada a modo de aviso esperando que nuestra señal les hiciera caer en la cuenta de que no estaban solos en el edificio. La respuesta que obtuvimos fué un redoble de saltos y carcajadas. Cuando al cabo de otra hora desesperada subimos a llamar a la puerta de mis vecinos, esperando esta vez que algo más tangible (nuestro careto) les revelara al fin la existencia de “el otro”, no sólo nadie nos abrió, sino que además pudimos escuchar más risas, burla y cuchicheos al otro lado de la puerta. No somos de los que se acomodan a usar a la policia para resolver disputas entre iguales pero, agotadas las vias de diálogo, recurrimos a ellos sobre las 4. Un policia nos explicó en tono paciente la inutilidad de nuestra llamada: si se acercaban hasta aquí y mis vecinos se negaban a abrirles la puerta, no podrían hacer nada más. Nos recomendó que trasladáramos nuestras quejas a la próxima junta de vecinos y pusiéramos una denuncia en comisaria.

… Tuvimos que aguantar el trote hasta que el último invitado se largó cuando le vino en gana.

Escribo esto de mañana. Arriba no se oye ni un murmullo: mis vecinos están durmiendo la resaca. Me bastaría coger ahora mismo mi aparato de música, arrimarlo dirigido por la galeria a la ventana de su dormitorio, seleccionar la canción más bestia de los BeastieBoys, el modo Mega Bass volúmen máximo de decibelios, la opción “reproducir constantemente”, y darle al “play” (antes de cerrar la puerta de esta habitación, ponerme auriculares y un compacto de Satie), para obtener una satisfacción inmediata, una sensación de paz celestial, de justicia cósmica, de placer sublime.

Pero no voy a hacerlo. En esa galería hay más ventanas y hay más vecinos en el edificio que no merecen mi venganza: no estamos solos… lamentablemente.
———————————–
PD.
A la atención de,
La neurona única que comparten los niños de la pta 33.
Dudamos que tus santos padres en el pueblo sepan a qué dedicas la vida y la independencia mantenida de la que disfrutas en la ciudad, pero sin duda tus estudios de actor/actriz o estilista de peluquería, tu voz bovina y tus sesiones de caraoque al son de grandes exitos de hipermercado te serviran en el futuro para presentarte al casting de Gran Hermano.
Busca en una enciclopedia (primero averigüa lo que es) información sobre la acústica de un edificio de vecinos y entenderás porqué vamos a poner una denuncia contra ti en comisaría.

Leer Más

The Thunder, Perfect Mind / El trueno, mente perfecta

Traducido al inglés por George W. MacRae, este poema anónimo y misterioso forma parte de los llamados “manuscritos gnósticos” descubiertos accidentalmente en 1945 en el Alto Egipto y escritos en lengua copta, la misma que hablaban los cristianos egipcios.

Mi traducción al castellanoinglés
Fui enviada desde la energía,
y he venido hasta los que reflexionan sobre mí/se reflejan en mí,
y he sido encontrada entre los que me buscan.
Miradme, vosotros que os reflejáis en mí,
y vosotros oyentes, oídme.
Vosotros que me estáis esperando, llevadme hasta vosotros.
Y no me perdáis de vista.
Y no hagáis que vuestra voz me odie, ni vuestro oído.
No me ignoréis en ningún lugar y en ningún momento. ¡Permaneced en guardia!
No me ignoréis.
Porque soy la primera y la última.
Soy la honrada y la despreciada/escarnecida.
Soy la prostituta y la santa.
Soy la esposa y la virgen.
Soy la madre y la hija.
Soy los seguidores/feligreses de mi madre.
Soy la estéril
y muchos son sus hijos.
Soy aquella cuya boda es grande,
y no he tomado marido.
Soy la partera y aquella que no lleva(concibe).
Soy el consuelo de mis penas de trabajo.
Soy la novia y el novio,
y es mi marido el que me engendra.
Soy la madre de mi padre
y la hermana de mi marido
y él es mi vástago.
Soy la esclava de él que me preparó.
Soy la reina de mi descendencia.
Pero él es el quién me engendró antes de tiempo en un cumpleaños.
Y él es mi descendiente en (por) el tiempo,
y mi energía proviene de él.
Soy el bastón de su energía en su juventud,
y él es el asidero de mi vejez.
Y cualquier cosa que él quiere me sucede.
Soy el silencio que es incomprensible
y la idea cuyo recuerdo es frecuente.
Soy la voz cuyo sonido es múltiple
y la palabra cuyo aspecto es múltiple.
Soy la elocución de mi nombre.
¿Por qué, vosotros que me odiáis, me amáis,
y odiáis a los que me aman?
Vosotros que me negáis, me veneráis,
y vosotros que me veneráis, me negáis.
Vosotros que decís la verdad sobre mí, mentís sobre mí,
y vosotros que habéis mentido sobre mí, decís la verdad sobre mí.
Vosotros que me conocéis, ignoradme
y los que no me han conocido, dejad que me conozcan.
Porque soy conocimiento e ignorancia.
Soy vergüenza y atrevimiento.
Soy desvergonzada; Estoy avergonzada.
Soy fuerza y soy miedo.
Soy guerra y paz.
Prestadme atención.
Soy aquella que es deshonrada y la más grande.
Prestad atención a mi pobreza y a mi abundancia.
No seáis arrogantes conmigo cuando soy arrojada sobre la tierra,
y me encontraréis entre los que están por venir.
Y no me busquéis en el estercolero
ni tampoco me dejéis tirada,
y me encontrareis en los reinos.
Y no me busquéis cuando me tiendo entre
los que son deshonrados y en los últimos lugares,
ni os riáis de mí.
Y no me arrojéis entre los que han muerto violentamente.
Pero yo, yo soy compasiva y soy cruel.
¡Estad en guardia!
No odiéis mi obediencia
y no améis mi autocontrol.
En mi debilidad, no me abandonéis,
y no os asustéis de mi poder.
¿Por qué desdeñáis mi miedo
y maldecís mi orgullo?
Pero yo soy la que existe en todos los miedos
y se crece en el temblor.
Soy la que es débil,
y estoy bien en un lugar agradable.
Soy insensata y soy sabia.
¿Por qué me habéis odiado en vuestros consejos?
Porque deberé ser silenciosa entre los que están callados,
y deberé aparecer y hablar,
Por qué me habéis odiado entonces, vosotros, Griegos?
¿Porque soy una bárbaro entre los bárbaros?
Porque soy la sabiduría de los Griegos
y el conocimiento de los bárbaros.
Soy el juicio de los Griegos y de los bárbaros.
Soy aquella cuya imagen es grande en Egipto
y quién no tiene ninguna imagen entre los bárbaros.
Soy aquella a quién se ha odiado por todas partes
y quién ha sido amada por todas partes.
Soy aquella a la que llaman Vida,
y vosotros habéis llamado Muerte.
Soy aquella a quién ellos llaman Ley,
y vosotros habéis llamado Anarquía.
Soy aquella a la que habéis perseguido,
y soy aquella de la que os habéis apoderado.
Soy aquella a la que habéis dispersado,
y a la que habéis recolectado.
Soy aquella ante quién habéis sido avergonzados,
y vosotros me habéis avergonzado a mí.
Soy aquella que no mantiene/guarda festejos,
y soy aquella cuyos festejos son muchos.
Yo, yo soy carente de dios,
y soy aquella cuyo Dios es grande.
Soy aquella sobre la que vosotros os habéis reflejado,
y a la que habéis despreciado.
Soy inaprensible,
y aprenden de mí.
Soy aquella a la que habéis desdeñado,
y vosotros os reflejáis en mí.
Soy aquella de quién vosotros os habéis ocultado,
y ante quién aparecéis.
Pero siempre que vosotros os ocultáis,
Yo misma apareceré.
Porque siempre que aparezcáis,
Yo misma me ocultaré de vosotros.
Los que tienen [… ] a él/ello [… ] sin sentido [… ].
me toman [… entendiendo ] de pena
y me llevan a vosotros desde el entendimiento y el dolor/pena.
Y llevadme hasta vosotros desde los lugares que son feos y en ruinas,
y robadme a los que son buenos incluso en la fealdad.
Sin vergüenza, llevadme hasta vosotros desvergonzadamente;
y fuera de desvergüenza y de vergüenza,
reprended a mis seguidores en vosotros mismos.
Y volved a mí, vosotros que me conocéis
y que conocéis a mis seguidores,
y estableced a los grandes entre las primeras pequeñas criaturas.
Volved a la niñez,
y no la desdeñéis porque es pequeña y es poca.
Y no os deis la vuelta ante las grandezas de algunas partes de las pequeñeces,
porque las pequeñeces se conocen en las grandezas.
¿Por qué vosotros me maldecís y me honráis?
Vosotros me habéis herido y habéis obtenido misericordia.
No me separéis de los primeros que habéis conocido.
Y no echéis a nadie fuera ni despreciéis a nadie
[… ] daos la vuelta y [… sepa ] él no
[… ].
Lo que es mío [… ].
Conozco a los primeros y los que les siguen me conocen a mí.
Pero soy la mente de [… ] y el resto [… ].
Soy el conocimiento de mi pregunta,
y el hallazgo de los que me buscan,
y el mandato de los que preguntan por mí,
y la energía de las energías en mi conocimiento
de los ángeles, que se han enviado a petición mía,
y de los dioses en sus estaciones por mi consejo,
y de los espíritus de cada hombre que existe conmigo,
y de las mujeres que moran dentro de mí.
Soy aquella a quién se honra, y a quién se ruega,
y a quién se desprecia con desdén.
Soy paz,
y la guerra ha venido por mi.
Y soy un extranjero y un ciudadano.
Soy la esencia y aquella que no tiene ninguna esencia.
Aquellos que no tienen relación conmigo, me ignoran,
y aquellos que están en mi esencia son aquellos que me conocen.
Los que están cerca de mí me han ignorado,
y aquellos que están lejos de mí son los que me han conocido.
El día que estoy cerca de vosotros, vosotros estáis lejos de mí,
y el día que estoy lejos de vosotros, estoy cerca.
[ soy… ] dentro.
[ soy… ] de las naturalezas.

Soy [… ] de la creación de los espíritus.

[… ] petición de las almas.
Soy control y lo incontrolable.
Soy la unión y la disolución.
Soy el habitar y soy la disolución.
Soy el abajo/siguiente,
y vienen hasta mí.
Soy el juicio y la absolución.
Yo, yo soy carente de pecado,
y la raíz del pecado deriva de mí.
Soy lujuria en apariencia (exterior),
y el autodominio existe dentro de mí.
Soy el sonido/oído que es accesible a todos
y el discurso que no puede ser aprehendido.
Soy una muda que no habla,
y grande es la multitud de mis palabras.
Escuchadme en la ternura, y conocedme en la aspereza.
Soy ella la que grita,
y he sido arrojada sobre la faz de la tierra.
Preparo el pan y mi mente en su interior.
Soy el conocimiento de mi nombre.
Soy aquella que grita,
y escucho.
Aparezco y [… ] camino en [… ] la garantía de mi [… ].
soy [… ] la defensa [… ].
Soy aquella a quién se llama Verdad
e iniquidad [… ].
Vosotros me honráis [… ] y murmuráis contra mí.
Vosotros que estáis vencidos, juzgad (a quiénes os vencen)
antes de que emitan juicio contra vosotros,
porque el juez y la parcialidad existen en vosotros.
¿Si sois condenados por éste, quién os absolverá?
¿O, si sois absueltos por él, quién será capaz de deteneros?
Porque lo que está dentro de vosotros es lo que está fuera de vosotros,
y quién os forma en el exterior
es quién dio forma a vuestro interior.
Y lo que véis fuera de vosotros, lo veis en vuestro interior;
es visible y es vuestro ropaje.
Oídme, vosotros oyentes
y aprended de mis palabras, vosotros que me conocéis.
Soy el sonido que alcanza a todo;
Soy el discurso que no puede ser aprehendido.
Soy el nombre del sonido
y el sonido del nombre.
Soy el signo de la letra
y la denominación de la división.
Y yo […].
[…]luz […].
[…] oyentes […] a vosotros
[…] el gran poder.
Y [… ] no moverá el nombre
[… ] a el que me creó.
Y hablaré su nombre.
Mirad entonces sus palabras
y todas las escrituras que han sido completadas.
Prestad atención entonces, vosotros oyentes
y vosotros también, los ángeles y los que han sido enviados

,

y vosotros espíritus que habéis surgido de la muerte.
Porque soy aquella que existe sola a,
y no tengo a nadie que me juzgará.
Porque muchas son las formas placenteras que existen en numerosos pecados,
y en incontinencias,
y en pasiones vergonzosas,
y en placeres efímeros,
que (los hombres) abrazan hasta que se vuelven sobrios
y ascienden hasta su lugar de reposo.
Y me encontrarán allí,
y vivirán,
y no volverán a morir.
I was sent forth from the power,
and I have come to those who reflect upon me,
and I have been found among those who seek after me.
Look upon me, you who reflect upon me,
and you hearers, hear me.
You who are waiting for me, take me to yourselves.
And do not banish me from your sight.
And do not make your voice hate me, nor your hearing.
Do not be ignorant of me anywhere or any time. Be on your guard!
Do not be ignorant of me.
For I am the first and the last.
I am the honored one and the scorned one.
I am the whore and the holy one.
I am the wife and the virgin.
I am the mother and the daughter.
I am the members of my mother.
I am the barren one
and many are her sons.
I am she whose wedding is great,
and I have not taken a husband.
I am the midwife and she who does not bear.
I am the solace of my labor pains.
I am the bride and the bridegroom,
and it is my husband who begot me.
I am the mother of my father
and the sister of my husband
and he is my offspring.
I am the slave of him who prepared me.
I am the ruler of my offspring.
But he is the one who begot me before the time on a birthday.
And he is my offspring in (due) time,
and my power is from him.
I am the staff of his power in his youth,
and he is the rod of my old age.
And whatever he wills happens to me.
I am the silence that is incomprehensible
and the idea whose remembrance is frequent.
I am the voice whose sound is manifold
and the word whose appearance is multiple.
I am the utterance of my name.
Why, you who hate me, do you love me,
and hate those who love me?
You who deny me, confess me,
and you who confess me, deny me.
You who tell the truth about me, lie about me,
and you who have lied about me, tell the truth about me.
You who know me, be ignorant of me,
and those who have not known me, let them know me.
For I am knowledge and ignorance.
I am shame and boldness.
I am shameless; I am ashamed.
I am strength and I am fear.
I am war and peace.
Give heed to me.
I am the one who is disgraced and the great one.
Give heed to my poverty and my wealth.
Do not be arrogant to me when I am cast out upon the earth,
and you will find me in those that are to come.
And do not look upon me on the dung-heap
nor go and leave me cast out,
and you will find me in the kingdoms.
And do not look upon me when I am cast out among those who
are disgraced and in the least places,
nor laugh at me.
And do not cast me out among those who are slain in violence.
But I, I am compassionate and I am cruel.
Be on your guard!
Do not hate my obedience
and do not love my self-control.
In my weakness, do not forsake me,
and do not be afraid of my power.
For why do you despise my fear
and curse my pride?
But I am she who exists in all fears
and strength in trembling.
I am she who is weak,
and I am well in a pleasant place.
I am senseless and I am wise.
Why have you hated me in your counsels?
For I shall be silent among those who are silent,
and I shall appear and speak,
Why then have you hated me, you Greeks?
Because I am a barbarian among the barbarians?
For I am the wisdom of the Greeks
and the knowledge of the barbarians.
I am the judgement of the Greeks and of the barbarians.
I am the one whose image is great in Egypt
and the one who has no image among the barbarians.
I am the one who has been hated everywhere
and who has been loved everywhere.
I am the one whom they call Life,
and you have called Death.
I am the one whom they call Law,
and you have called Lawlessness.
I am the one whom you have pursued,
and I am the one whom you have seized.
I am the one whom you have scattered,
and you have gathered me together.
I am the one before whom you have been ashamed,
and you have been shameless to me.
I am she who does not keep festival,
and I am she whose festivals are many.
I, I am godless,
and I am the one whose God is great.
I am the one whom you have reflected upon,
and you have scorned me.
I am unlearned,
and they learn from me.
I am the one that you have despised,
and you reflect upon me.
I am the one whom you have hidden from,
and you appear to me.
But whenever you hide yourselves,
I myself will appear.
For whenever you appear,
I myself will hide from you.
Those who have […] to it […] senselessly […].
Take me [… understanding] from grief.
and take me to yourselves from understanding and grief.
And take me to yourselves from places that are ugly and in ruin,
and rob from those which are good even though in ugliness.
Out of shame, take me to yourselves shamelessly;
and out of shamelessness and shame,
upbraid my members in yourselves.
And come forward to me, you who know me
and you who know my members,
and establish the great ones among the small first creatures.
Come forward to childhood,
and do not despise it because it is small and it is little.
And do not turn away greatnesses in some parts from the smallnesses,
for the smallnesses are known from the greatnesses.
Why do you curse me and honor me?
You have wounded and you have had mercy.
Do not separate me from the first ones whom you have known.
And do not cast anyone out nor turn anyone away
[…] turn you away and [… know] him not.
[…].
What is mine […].
I know the first ones and those after them know me.
But I am the mind of […] and the rest of […].
I am the knowledge of my inquiry,
and the finding of those who seek after me,
and the command of those who ask of me,
and the power of the powers in my knowledge
of the angels, who have been sent at my word,
and of gods in their seasons by my counsel,
and of spirits of every man who exists with me,
and of women who dwell within me.
I am the one who is honored, and who is praised,
and who is despised scornfully.
I am peace,
and war has come because of me.
And I am an alien and a citizen.
I am the substance and the one who has no substance.
Those who are without association with me are ignorant of me,
and those who are in my substance are the ones who know me.
Those who are close to me have been ignorant of me,
and those who are far away from me are the ones who have known me.
On the day when I am close to you, you are far away from me,
and on the day when I am far away from you, I am close to you.
[I am …] within.
[I am …] of the natures.
I am […] of the creation of the spirits.
[…] request of the souls.
I am control and the uncontrollable.
I am the union and the dissolution.
I am the abiding and I am the dissolution.
I am the one below,
and they come up to me.
I am the judgment and the acquittal.
I, I am sinless,
and the root of sin derives from me.
I am lust in (outward) appearance,
and interior self-control exists within me.
I am the hearing which is attainable to everyone
and the speech which cannot be grasped.
I am a mute who does not speak,
and great is my multitude of words.
Hear me in gentleness, and learn of me in roughness.
I am she who cries out,
and I am cast forth upon the face of the earth.
I prepare the bread and my mind within.
I am the knowledge of my name.
I am the one who cries out,
and I listen.
I appear and […] walk in […] seal of my […].
I am […] the defense […].
I am the one who is called Truth
and iniquity […].
You honor me […] and you whisper against me.
You who are vanquished, judge them (who vanquish you)
before they give judgment against you,
because the judge and partiality exist in you.
If you are condemned by this one, who will acquit you?
Or, if you are acquitted by him, who will be able to detain you?
For what is inside of you is what is outside of you,
and the one who fashions you on the outside
is the one who shaped the inside of you.
And what you see outside of you, you see inside of you;
it is visible and it is your garment.
Hear me, you hearers
and learn of my words, you who know me.
I am the hearing that is attainable to everything;
I am the speech that cannot be grasped.
I am the name of the sound
and the sound of the name.
I am the sign of the letter
and the designation of the division.
And I […].
(3 lines missing)
[…] light […].
[…] hearers […] to you
[…] the great power.
And […] will not move the name.
[…] to the one who created me.
And I will speak his name.
Look then at his words
and all the writings which have been completed.
Give heed then, you hearers
and you also, the angels and those who have been sent,
and you spirits who have arisen from the dead.
For I am the one who alone exists,
and I have no one who will judge me.
For many are the pleasant forms which exist in numerous sins,
and incontinencies,
and disgraceful passions,
and fleeting pleasures,
which (men) embrace until they become sober
and go up to their resting place.
And they will find me there,
and they will live,
and they will not die again.

Leer Más

Ferias de Arte

La mafia de las que se conocen como “galerías de prestigio”, que forman parte (o aspiran a ello) del selecto comité de selección de Arco, componen ese exclusivo y muy cerrado círculo de empresarios e intermediarios del arte que decide quién puede o no vender cuadros en la feria de Madrid. Y sin vergüenza ninguna nos pretenden vender disfrazados de “criterios de valor” los intereses comerciales de sus negocios, a menudo subvencionados, mientras impiden que sea el público, no más, el que decida cuál es la diferencia (si existe) entre las obras que se pretenden y se presentan como diferentes.

Otras ferias más pequeñas e igualmente prescindibles se van a la mierda y a otros empresarios del negocio se les veta el escaparate internacional, entre otras cosas porque las “galerias de prestigio” no quieren mezclarse con las “de pueblo” -para entendernos-. ¿Quizá es que temen que con la proximidad se notara demasiado entonces la “diferencia”? ¿Temen confundir al público, que podría preferir libremente o incluso no distinguir –¡incultos!- entre las obras presentadas? Vollard (que, a la puerta de la que llamaba su “tienda de cuadros” con escaparate, disfrutaba invitando a las viejas del barrio a conocer a los nuevos pintores) se moriría hoy de vergüenza ajena ante tanto pretencioso disfrazado de especialista.

Arco, Basel, o Venecia son igualmente ofensivas: el mismo negocio en distinto idioma. Los únicos coleccionistas que quedan son las instituciones públicas o privadas, animadas por ventajas fiscales y subvenciones: pura propaganda de Arte del Estado y aspirantes, que ilustran señoronas vestidas de Loewe explicando en Arco sus apartadillos Cutting Edge pretendidamente rompedores.

Y ese es precisamente el problema: ya les cuesta bastante a las “galerías de prestigio” vender a sus clientes y mantener bien atado su círculo de influencias como para que la cosa se desmadre y acabe haciéndoles la competencia cualquier advenedizo con una licencia en regla. Quizá es que en un hipotético mercadillo global, sin comité de selección, con la proximidad se notaría demasiado la diferencia entre lo que se pretende diferente.

Leer Más

Bienal en Sevilla

¡Vengan más parques temáticos y más bienales (ahora una nueva en Sevilla) donde enchufar los millones que mantienen hambrientos al resto de los humanos! El influyente H. Szeemann será el encargado de organizar la nueva, y para entonces llevaremos ya 50 años asistiendo al florecimiento de los intermediarios (entre los productores y el público) culturales profesionalizados, una nueva clase tan descaradamente reciente como poderosa.

Szeemann es otra de esas nuevas “estrellas” de la coyuntura del descontrol de criterios (para valorar lo que entendemos por arte), o del criterio subjetivo gestionando presupuestos; otro “artista” decorador de salas oficiales con el trabajo ajeno (en las entrevistas, expone su “poética” personal y las artísticas pulsiones que le llevan a seleccionar a tal o cual individuo en sus bohemios viajes subvencionados por el mundo mundial en busca -dice- del arte rompedor); otro de los que confunden el objeto de su estudio con la literatura en torno a él, otro argumento para incorporar asignaturas ridículas en las Facs de BBAA (como “Diseño y montaje expositivo”); otro asesor de compras para políticos y banqueros, otra excusa para poner títulos “sensibles” a exposiciones absurdas con su correspondiente catálogo -eso si-, otra señora literata y sensible -hoy galerista poderosa- que nos dirá a los incultos, sin mancharse ni una uña, lo que es arte verdadero.

 

En otros tiempos que quizá nunca existieron, alumnos de Juan de Mairena lo hubieran corrido en Sevilla a gorrazos…

Leer Más

Vendrán más años ciegos y nos harán más gilipollas…

Ferias como Arco nos recuerdan periódicamente que en ninguna época anterior disfrutó el Arte de tanta actividad, ni fue reconocido a edades tan tempranas. Como señala la directora de la feria, Maria Corral, ”nuestros artistas más internacionales son gente muy joven, toda una generación nacida alrededor de los setenta”. A pesar de que ese reconocimiento pueda resultar a menudo inestable, a juzgar por las inquietantes y amenazadoras palabras del director de museo, E.Juncosa: “la categoría internacional puede ganarse o perderse” (sic).

Pero hablamos otro día del camino espinoso que distingue a los artistas laureados o de la necesidad de ferias, bienales y mercados. A lo largo de todo el año en diarios, suplementos dominicales y revistas especializadas que recogen abundante información visual y declaraciones de los protagonistas, lo más curioso es que la mayoría de los entrevistados no son, cómo cabría esperar, pintores, escultores o productores de algo -como queramos llamarlo-, sino una nueva clase de intermediarios entre las obras y el público aficionado. Comisarios (?), curadores (?), directores de galerías y museos, los nuevos protagonistas, profesionales del Arte mucho más elegantes, posan en las fotos con soltura de modelo y ternos de firma limpios de cualquier mancha. Mientras, reflexionan sobre su función.

Unas cuantas respuestas, en un mismo suplemento, a la pregunta directa sobre la labor de estos nuevos “agentes –comerciales- culturales”: M. Solar pretende “conducir el pensamiento”; A Zaya se cita a sí mismo: “ya lo dije en 1997 (?), la curaduría (sic) Es una forma de sanación de mi mismo, yo no curo al arte” –habla un sincero-; para A. Pérez Rubio su labor “es un catalizador de los acontecimientos que pasan a su alrededor”; para O. López, “facilitan la muestra de artistas dentro de un contexto específico (…) conceptualizar la obra dentro de una exhibición”; otro insiste en comparar su actividad con la de “un director de cine” y la de las instituciones que sufragan sus… películas? con la labor del “productor”.
“En arte yo busco la subversión”, dice H. Szeemann, uno de los poderosos nuevos intermediarios internacionales. Sigue una larga entrevista: “-Qué esta haciendo ahora? -Preparo una exposición que se titulará Blood and honey, que es el sdo de la palabra Balcán (…) otra que se titulará La belleza del fracaso y tratará sobre la anarquía, el arte total y los nuevos artistas.” Un poco más abajo, el periodista pregunta: “-Usted cree en la utopía en arte, pero cree en la utopía para la política? -Para mí, la utopía es una fuente de energía. Mientras sueñas con la utopía es algo hermoso, pero cuando tratas de realizarla se convierte en dictadura. ” Está claro que, para el entusiasta intermediario, el arte es cuestión de títulos dramáticos, temas políticamente correctos, subversión de vitrina y utopía dentro de un orden: Szeemann y su entrevistador que, en una introducción digna de la revista Hola, destaca de aquél, que “toma cerca de 250 vuelos al año buscando artistas inusuales -…voy a tener que barrer mi estudio?- y no para de concebir lemas con cierto sentido poético, que ordenan el arte de nuestro tiempo”, parecen tan sensibles como Mme Bovary.

El romanticismo de pasarela, la literatura de Suplemento Dominical, la rebeldía de patio de colegio y el ejercicio de la soberbia más ciega, en unos cuantos aficionados autoerigidos como portavoces del colectivo anacrónico y tradicionalmente silencioso de los hacedores, financiado por la misma ignorancia en los que manejan presupuestos, se han convertido en el motor de la religión y el negocio que hoy llamamos Arte. Lamentablemente, en el ámbito que nos ocupa a unos cuantos, la indigestión de Historia y el infantilismo importado han vaciado de contenido palabras de las que hoy no cabe sino dimitir.

Leer Más

De las fotografías de Garnica

Hay cierto tipo de autores (es decir, gente que hace cosas -con cuidados y cariño- que nadie le pidió que hiciera, sólo por el placer de verlas) cuya falta de prejuicios se manifiesta en que hacen lo que hacen sin pedir cuentas ni darlas. Hay cierto tipo de obras cuya radicalidad consiste en atreverse a utilizar el lenguaje más austero, rehuyendo el artificio, los efectos y los gritos. Hay obras y autores, insumisos a la Historia y a las categorías, que asumen el riesgo de adentrarse alegremente en una tradición tan denostada como el género por excelencia del retrato de estudio, sin darse importancia, por disfrutar primero con lo que tienen a mano, como los niños, esos que no van buscando sino que hasta en el desierto encuentran. Y encontrar y detener una visión única y distinta, atrapar con claridad orgánica la apariencia de la vida es tarea quizá sustancial a la fotografía desde su origen, y ha sido y es aventura vital (no necesariamente nómada) para unos cuantos fotógrafos que han rechazado y rechazan nombres más ostentosos.

 

Y es que al final de más de un siglo de existencia intensa en libertad, a la sombra del que se hacía llamar gran Arte, las últimas décadas asistimos al apogeo ruidoso y nuevo prestigio del medio fotográfico y sus derivados; con el desarrollo de una técnica cada vez más accesible, cada vez más sofisticada, que multiplica sin esfuerzo la producción de imágenes de todo lo probable y lo imposible presentándolas sin distinción. Sin embargo, no parece que en la misma proporción hayamos logrado ver más, es decir, mejor. Muy al contrario, se diría que nos hemos quedado ciegos, inmunes a lo sensible, desde el sofá «con vistas» a donde nada es verdad ni es mentira. ¿Y qué clase de visión podría inquietarnos ya, a nosotros, teleadictos saturados de imágenes que jamás se harán realidad ante nuestros ojos?

 

Pues sin embargo, para sorprendernos, tal vez bastara un solo minuto deteniéndose a observar el mapa de la cara de otro, ese cualquiera, o no, que nos cruzamos a diario, que también sueña ser el eje absurdo de este mundo. ¿Podríamos ver, y sentir, si nos atreviéramos a mirar hasta el fondo de otros ojos, también aquello que éstos han visto, lo que están creyendo ver?
Y si el que mira es además pintor amante de las texturas, ¿qué superficie hay más rica y diversa, qué paisaje hay más inquietante, qué imagen más elocuente, qué dibujo más cargado de sentido que la máscara del rostro? Lo que importa aquí es lo humano. ¿Acaso existe otro tema?

 

Encuentra el ojo de este fotógrafo otros ojos y otras manos, tan anónimos como el nombre del hombre al que pertenecen, como el fondo que los aísla y los desnuda, como el oficio que ejercen y que el que los retrata indica porque quiere que sepamos. Tal vez porque sabe, ya de vuelta, que cualquier circunstancia vital posee múltiples lecturas al mismo tiempo; de ahí que sea imposible conocer la integridad de las personas, aquí, personajes, cuya naturaleza se muestra contínuamente cambiante, igual y a la vez distinta, tanto como la luz espesa que las ilumina o penumbra en estas fotografías. Y quizá por eso la fascinación que nos produce mirar a los otros sea en esencia un deseo por averiguar quienes podríamos ser, quiénes seremos.

 

Mirémonos pues, narcisos, en el espejo de otros ojos y quizá se nos ventile el ego ante el acontecimiento cotidiano y misterioso de la diversidad uniforme que nos incluye … y nos mira. Tal vez aprendamos de nuevo a ver con claridad.

 

*

Juan José Garnica nació en Burgos en 1930. Su trayectoria profesional se ha desarrollado en el ámbito de las artes gráficas. Sus intereses siempre han girado entorno a la pintura y la fotografía, la expresión de la figura humana, así como la calidad y cualidad de la imagen fotográfica. Disfrutador del vino y la conversación, buen amigo, buena gente. Actualmente, además de la fotografía, mantiene actividad como pintor.

Leer Más